10 Errores en redes sociales que no debes cometer

La gestión de las redes sociales de una empresa, marca, negocio local, etc es muy importante. Los usuarios que no te conozcan de antes se van a hacer una idea de cómo es tu marca por las publicaciones que hagas, por los comentarios que escribas, por las fotos que compartas… Cada acción es importante. Todos cometemos fallos de vez en cuando, pero es necesario saber qué errores en redes sociales tienes evitar sí o sí para que tu estrategia apoye los valores de la marca.

En primer lugar, y antes de empezar a enumerar los errores, cabe destacar que las redes sociales NO son para vender. Sí, en contra de lo que muchos gurús dicen por ahí. Las redes sociales no van a hacer que vendas directamente todos tus productos. Las redes sociales van a ayudarte a dar visibilidad a tus productos, a crear imagen de marca, a generar interés o a llevar tráfico a tu web. Puedes vender más gracias a las redes pero no vas a vender en las redes sociales. Que quede claro.

Errores en redes sociales que tienes que evitar

  1. Utilizar un perfil personal: Uno de los fallos más frecuentes en pequeñas empresas.

    Utilizar un perfil personal para una empresa denota poca profesionalidad, no queda bien que una marca te envíe una solicitud de amistad en Facebook.
    Además desde un perfil personal no podrás aprovechar de las ventajas que te brinda el perfil de empresa en cuanto a estadísticas y posibilidad de hacer campañas de pago.

  2. Estar en todas las redes sociales: El que mucho abarca poco aprieta.

    Otro de los errores más comunes. Tener perfil en todas las redes sociales no siempre es buena idea. Es verdad que hay sectores en los que es recomendable tener perfiles en todas las
    redes, como puede ser el perfil del marketing y comunicación. ¿Pero crees que una empresa de albañilería tiene que tener Instagram y Pinterest? La respuesta es no.
    Lo que hay que estudiar a la hora de abrir perfiles sociales es saber en qué red social está tu público objetivo. De este modo ahorrarás tiempo y dinero.

  3. Comprar seguidores: El timo de la estampita.

    Cuando hablamos con clientes, en muchas ocasiones, en lo único que se fijan de tu trabajo gestionando redes sociales es cuánto ha crecido el número de seguidores. Esa obsesión no es
    sana, de verdad. El número de seguidores es importante, pero no lo más importante. ¿De qué sirve tener 10.000 seguidores y que tus publicaciones solo tengan 15 likes?
    Es tirar dinero a la basura.
    Lo verdaderamente importante es la calidad de los seguidores, no el número. Un seguidor que interactúe con tus publicaciones, que comparta tus actualizaciones, que
    deje comentarios, etc es un seguidor de calidad que vale por 1000 de los comprados.
    NUNCA compréis seguidores si le tenéis algo de estima a vuestro negocio.

  4. Perfiles vacíos: Sólo son 5 minutos.

    Muchas veces llegas a perfiles que no sabes a qué se dedican, dónde están, como contactar con ellos… Por favor, seguro que tienes 5 minutos de tu tiempo para poder invertirlos en
    completar el perfil de la empresa.
    No hace falta que escribas una descripción con versos endecasílabos, simplemente a qué te dedicas, cómo te pueden encontrar y una foto decente de perfil, a poder ser tu logo.

    10 errores en redes sociales que no debes cometer

  5. No contestar: Las preguntas necesitan respuestas.

    Si alguien se pone en contacto contigo a través de las redes sociales posiblemente es porque tenga alguna duda. Si no la resuelves, ese posible cliente nunca llegará a serlo.
    No olvides que actualmente, las redes sociales son un canal de atención al cliente y que, valga la redundancia, la atención que reciban la valorarán positiva o
    negativamente. Tu decides cómo quieres que te valoren.

  6. Publicar cuando te venga bien: No todo el mundo tiene insomnio.

    Muchas veces, nos encontramos con empresas que publican a las 2 de la madrugada un martes. Cuando quién lleva las redes sociales tiene tiempo. ¡Error!
    Punto 1: Si accedes al apartado de estadísticas de los perfiles de tu empresa podrás observar en que franjas horarias hay más usuarios conectados, y… no, no
    es a la 2 de la madrugada de un martes.
    Punto 2: Existe la programación de publicaciones. Si el martes a las 2 de la mañana es cuando tienes tiempo para hacer publicaciones hazlas, pero prográmalas para otro horario
    mejor. En Facebook lo puedes hacer directamente, y en otras redes sociales existen muchas herramientas que te ayudarán a a
    programarlas.

  7. La cuenta de empresa no es tu cuenta personal: Hay que diferenciar entre lo profesional y lo personal, siempre se ha dicho.

    Si tienes una cuenta de empresa, utilízala como cuenta de empresa. Es decir, no cuelgues en ese perfil las vacaciones que te estás pegando en la Costa Brava. Eso a tu perfil
    personal.
    No estás dando una imagen profesional si lo haces.

  8. Prohibido el copia y pega: Sé original, gracias.

    Si tienes varios perfiles sociales de empresa, no publiques lo mismo en todos. Es verdad que la imagen ha de ser consistente entre todos los perfiles, pero no todas las redes
    sociales son iguales. Hay redes sociales más profesionales, como Linkedin, y otras que permiten algo más de cercanía, como Facebook e Instagram. Adapta los
    contenidos a cada red social
    . Ver lo mismo en todas es aburrido y no genera nada de interés.

  9. No monitorizar: O sea, escribo algo y me olvido del tema.

    Si tienes redes sociales es fundamental que estés atento de lo que la gente va diciendo de tu empresa, y para eso tienes que monitorizar.
    Monitoriza tu marca, hashtags de marca y sector, usuarios que han sido problemáticos… todo eso importa y mucho. Si no quieres que te la líen, mantente informado todos los días.

  10. No medir: No hace falta ser matemático, [email protected]

    No medir es otro de los grandes errores en redes sociales. Sin medición no sabemos si el trabajo que hacemos funciona o no. Además las propias redes sociales te ofrecen unas
    estadísticas internas bastante completas. No hace falta perder mucho tiempo ni hacer algoritmos para comprobar el alcance que tus publicaciones están teniendo.

Parece una larga lista, pero os podemos asegurar que se cometen muchos más. Los errores en redes sociales no hacen más que perjudicar a la imagen de la marca/empresa/negocio. Por eso hay que dejar este trabajo a alguien profesional, que pueda dedicar todo su esfuerzo en trazar una estrategia correcta y trabajar día a día en la gestión de los perfiles sociales.
Si has cometido alguno de estos errores en redes sociales y estás interesado en mejorar tu actividad y tu imagen en ellas puede que nuestros servicios de community manager te interesen.